El Luchador Manco (1971)

Filed under: , , , , , , by: Harley Fuagrás



"¡Peleas de lisiados!" Exclamé entusiasmado al ver el título de este film pensando que mis sueños de 7-hit muñón combos se habían convertido en celuloide. Desgraciadamente después de verla os puedo comunicar, amigos de la Papada, que los muñones no son lo esencial en El Luchador Manco. De nuevo la censura impuesta por el lobby de veteranos de guerras impopulares nos priva de una posible joya del séptimo arte.

¿Qué es lo esencial entonces en la película? La cosa comienza tal que así...




Así que pensé, "Bueno, vale, no va de muñones pero va de bandas de ornitólogos que luchan por sus derechos que también es algo súper". Pero nada, a medida que avanza la película te das cuenta de que no va ni de muñones ni de bandas de ornitólogos, va de Kung Fu, ¿De Kung Fu y algo más? No, sólo va de Kung Fu, el argumento es lo de menos y hasta los episodios de relleno de Dragon Ball tenían tramas más complejas. Después de la discusión ornitológica en el bar el clan malvado se enemista con el clan del protagonista y se juran odio eterno, -Queda bastante claro que es un clan malvado porque no paran de repetir sin venir a cuento que trafican con drogas, y niños, ya sabéis que las drogas son malas-. De modo que los malvados se hacen con un grupo de mercenarios para zurrarles la badana a los buenos y ahí es donde viene lo grandioso de esta película. El grupo de mercenarios está integramente formado por luchadores extranjeros que se empeñan en hacer cosas raras para asombro de los ordinarios y correctos luchadores chinos.


People are strange, when you're a stranger.

Los extranjeros bailan, realizan absurdos rituales amenazantes y se inflan mientras suenan sirenas de barco y cafeteras en ebullición. Gracias a películas como El Luchador Manco en China la gente no hace mucho turismo.

Cuando llevas ya como la mitad de la película dices "Ok, vale, no es una película centrada en el maravilloso mundo de los muñones, pero me prometieron un luchador manco y aquí solo veo gente haciendo ostentaciones obscenas de sus dos brazos". Entonces, Confucio, el Dragón Khan o el Dios al que quiera que recen los chinos escucha tus plegarias y el malo de la película, un japonés con los colmillos del revés, le amputa el brazo de un puñetazo al protagonista.

"No tiene gracia, cuando bebo se
me cae todo por la comisura"

Los malos matan a todo el clan de los buenos, dan por muerto al protagonista y se van a traficar con droga o a hablar de que trafican con droga, porque no se les ve hacerlo nunca. ¿Como esa prima tuya que no para de hablar de que folla mucho pero tú nunca la ves hacerlo y te alegras mucho de que así sea porque está gorda?, pues eso mismo.

Por supuesto el protagonista no está muerto -porque esto no es Psicosis ni Yu Wang es Alfred Hitchcock- y haciendo el baile del gusano loco se arrastra hasta la casa de una buena gente que le ayuda.

Mama, ¡Ayúdame a ponerme el pijama!

Este es punto más evidente en el que queda claro que al director de esta peli se la suda el argumento, los conflictos sentimentaloides y las zarandajas. Esta situación en la que el héroe llega a casa de un maestro de la medicina y su hija es resuelta en apenas 10 minutos de película. El maestro utilizando un método secreto le da superfuerza al brazo bueno del protagonista y hay una breve escena de flirteo entre él y su hija con unas conversaciones desestructuradas y avergonzantes a la altura de "El ataque de los clones". Todo esto en 10 minutos, luego más combates, que es lo que hemos venido a ver Y aún estoy seguro de que Yu Wang lo habría eliminado todo para meter 10 minutos más de patadas voladoras.

Por supuesto el héroe vuelve para vengarse con su recién adquirido super puño y lo consigue. Pasando por alto el decepcionante y anodino combate final me gustaría mostrar el siguiente vídeo.


René Higuita Highlights

En la primera parte vemos como uno de los malvados mercenarios había derrotado a uno de los miembros del clan bueno utilizando una técnica poco ortodoxa/estúpida.
En la segunda parte la película nos muestra lo que viene a ser la moraleja de El Luchador Manco: Para hacer frente a una estrategia absurda hay que utilizar una estrategia aún más absurda.

Después del combate final uno, que tiene sorbido el cerebro por tanta basura mainstream Holywoodiense con sus estructuras narrativas cerradas, esperaría que el chico manco volviera a visitar a la chica y se casaran y/o al menos se besaran. Pero no, la película acaba justo después del último combate. ¿Para qué más?

En definitiva, el Luchador Manco es una película sincera que después de las dudas iniciales da lo que promete, combates de Kung Fu a cascoporro, duros y a la encía, sin prolegómenos sensibleros ni chorradas, el director es consciente de qué sabe hacer y qué no sabe hacer. Y no sabrá contar historias, pero sabe hacer reír.

En contra
  • Poco argumento.
  • Los combates podrían haber mantenido un nivel de ridiculez/diversión más alto.
  • Combate final decepcionante.
A favor
  • Poco argumento.
  • Muchos combates.
  • Zooms.
  • Los extranjeros haciendo cosas raras.
Puntuación final

3 comentarios:

El 19 de agosto de 2009, 16:52 , JoePerkins dijo...

JAJAJA, la pelea haciendo el pino (que por cierto, o al Luchador Manco se le ve el truco o le ha salido barriga) es una de las mejores que he visto en mi vida, y yo he visto todas las entregas de Águila de Acero.

Es entrañable como reflejan esa capacidad bracil superhumana haciendo que dé vueltas alrededor del oponente a tal velocidad que lo marea, cuando ni corriendo (a)normal podrías conseguirlo. Además, lo hacen a cámara rápida, y a todo el mundo le hace gracia una buena escena a cámara rápida.

Que luego el Manco haga lo mismo con un sólo dedo es para quitarse el sombrero, revelar que llevabas otro más pequeño debajo y quitártelo también.

 
El 21 de agosto de 2009, 0:30 , pakitokrema dijo...

Chinastico! el estilo de lucha de dar vueltas y hacer vomitar al oponente me ha parecido sublime. Pero el estilo de lucha de dar saltitos con el dedo y pegarle un empujoncito al oponente es lo mejor que he visto en cine de lucha.
He echado en falta el clip en el que le quitan el brazo al prota.

 
El 21 de agosto de 2009, 8:16 , Mc Tanza dijo...

La escena del malvado giratorio es, desde luego, un auténtico instant classic de dimensiones épicas. La segunda pelea haciendo el pino, el protagonista manco, me recuerda poderosamente a los efectos visuales de los Power Rangers. Adorable.